martes, 20 de marzo de 2012

Reserva de familia

Yo no pertenezco a la minoría de chilenos con apellidos vinosos. Esto no impide que me escandalice al ver la sinopsis de la nueva teleserie “Reserva de Familia”. En ella, TVN se vale nuevamente de un cierto sector de la población para ambientar su festival de intrigas, actos deshonestos e, incluso, criminales. Esta repetida conducta del canal de todos los chilenos está estereotipando veladamente a una minoría nacional, cuestión que parece no generar rechazo porque los afectados son personas socialmente privilegiadas. Frente a esto, debe recordarse que muchas de las graves violaciones de DD.HH. del siglo XX comenzaron a través del fomento de estereotipos de minorías percibidas —errónea o acertadamente— como poderosas. Ello sucedió en Alemania, Rusia y Ruanda. Esperemos que organismos nacionales de DD.HH. tomen cartas ante esta nociva conducta.

2 comentarios:

SSergioA dijo...

Así también se han empeñado en mostrarnos que los gays son todos lindos, sensibles y buenos.
Durante mucho tiempo el área dramática estuvo conducida por Carlos Altamirano -hijo del tristemente célebre dirigente de la UP-, quien puso las teleseries al servicio de la lucha por la Hegemonía Cultural, que tiene por objeto destruir las bases de la "sociedad burguesa".

La Nuez dijo...

Las novelas chilenas son vulgares y agresivas.

Por qué no harán novelas como las brasileras? Yo me las veo todas con mi mami, a las 14:30, en el trece.

Loreto P.